Se encuentra usted aquí

Consejos para prevenir la gripe A


Durante los meses más fríos del invierno se producen los mayores índices de casos gripales. Este año el pico más alto está previsto para finales de enero-principios de febrero.

Los expertos aseguran que la epidemia de gripe que recorre todo el país está dentro de los niveles habituales, aunque los últimos datos de la Red de Vigilancia Epidemiológica muestran un ligero aumento con respecto al año pasado.

Consejos para prevenir la gripe A La gripe A es una nueva variante del virus de la gripe común (el A/H1N1) frente al que, precisamente por ser nuevo, nuestro cuerpo no está inmunizado. Sus síntomas son muy parecidos a la gripe estacional, manifestándose con mayor intensidad aunque durante menos tiempo (2-4 días). Una de sus principales características es la repentina subida de fiebre por encima de los 39 grados acompañada por escalofríos, dolor de cabeza, cansancio, tos seca y malestar general. A las 24 horas comienza el dolor de garganta y congestión nasal.

No existe un remedio infalible, incluso la vacunación antigripal tiene una eficacia en torno al 60%. Por eso en Forsalud hemos recogido los mejores consejos para prevenir la gripe A:

  1. Lávate las manos con frecuencia: Tocar o estar cerca de personas afectadas es una de las principales vías de contagio. Por ello es muy importante cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo cuando tosemos o estornudamos, así como lavarse las manos con jabón regularmente.
  2. Ventila tu casa y limpia frecuentemente las superficies que tienen más contacto con las manos (manillas, barandillas, teléfonos, etc.). Extrema la limpieza del entorno de una persona enferma.
  3. Hidrátate: Mantenerte bien hidratado evitará la sequedad de la piel (y por tanto el contacto con posibles manos infectadas), las irritaciones de garganta (que pueden propiciar otro contagio) y ayudará a eliminar las secreciones y posibles virus del cuerpo.
  4. Toma alimentos ricos en vitaminas C y D: Cuida especialmente tu alimentación para fortalecer el sistema inmunitario y sal a la claridad del sol para cargarte de vitamina D. La vitamina D es perfecta para evitar gripes y resfriados por ser un gran agente antibacterial capaz de matar bacterias, virus y hongos. Si ya estás afectado, ingerir alimentos con vitamina C acelerará el proceso de curación.
  5. Evita los cambios bruscos de temperatura que debiliten tus defensas.
Más sobre: 
Compartir